Inicio
Mediación Civil
Mediación Mercantil
Arrendamientos
Hipotecas
Areas de Trabajo
Herencias
Legislación
Noticias jurídicas
Internacional
Unión Europea
Mediación Familiar
Mediación Comercial
Videoconferencia
Emprendedores
Inglés
Francés
Correo Eléctronico
Opinión
Contacto Telefónico
B.O.E.
Encuesta
Mapa del sitio

¡FELICIDADES A LA UNIÓN EUROPEA CON LA CONCESIÓN DEL PREMIO NOBEL DE LA PAZ!

LAS DIRECTIVAS DE LA UNIÓN EUROPEA

 

   

UNIÓN EUROPEA

 

BRUSELAS

 

Unión Europea.          

Bruselas.

Estrasburgo.

          El objetivo de la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008, sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles, es facilitiar el acceso a modalidades alternativas de solución de conflictos y fomentar la resolución amistosa de litigios promoviendo el uso de la mediación y asegurando una relación equilibrada entre la mediación y el proceso judicial.

          Las autoridades competentes, es decir, los Estados miembros comunicarán a la Comisión los órganos jurisdiccionales y otras autoridades compentes para recibir una solcitud de que se dé carácter ejecutivo al contenido de un acuerdo escrito resultante de una mediación.

          La Directiva se aplica a todos los Estados miembros de la Unión Europea, a excepción de Dinamarca.

          A pesar del impulso que en los últimos años ha experimentado en España, en el ámbito de las Comunidades Autónomas, hasta la presente norma se carecía de una ordenación general de la mediación aplicable a los diversos asuntos civiles y mercantiles, al tiempo que asegurara su conexión con la jurisdicción ordinaria, haciendo así efectivo el primero de los ejes de la mediación, que es la desjudicialización de determinados asuntos.

          La mediación, como fórmula de autocomposición, es un instrumento eficaz para la resolución de controversias cuando el conflicto jurídico afecta a derechos subjetivos de carácter disponible. Como institución ordenada a la paz jurídica, contribuye concebir a los tribunales de justicia en este sector del ordenamiento jurídico como un último remedio, en caso de que no sea posible componer la situación por la mera voluntad de las partes y puede ser un hábil coadyuvante para la reducción de la carga de trabajo de aquéllos, reduciendo su intervención a aquellos casos en que las partes enfrentadas no hayan sido capaces de poner fin, desde el acuerdo, a la situación de controversia.

        La Directiva 2008/52/CE se limita a establecer unas normas mínimas para fomentar la mediación en los litigios transfronterizos en asuntos civiles y mercantiles. Por su lado, la regulación de esta norma conforma un régimen general aplicable a toda mediación que tenga lugar en España, y pretenda tener un efecto jurídico vinculante, si bien circunscrita al ámbito de los asuntos civiles y mercantiles y dentro de un modelo que ha tenido en cuenta las previsiones de la Ley Modelo de la CNUDMI sobre Conciliación Comercial Internacional del año 2002.

          Precisamente, el transcurso del plazo de incorporación al ordenamiento jurídico español de la Directiva 2008/52/CE, que finalizó el 21 de mayo de 2011, justifica el recurso al real decreto-ley, como norma adecuada para efectuar esa necesaria adaptación de nuestro Derecho, con lo que se pone fin al retraso en el cumplimiento de esta obligación, con las consecuencias negativas que comporta para los ciudadanos y para el Estado por el riesgo de ser sancionado por las instituciones de la Unión Europea.  1. Un conflicto es transfronterizo cuando al menos una de las partes está domiciliada o reside habitualmente en un Estado distinto a aquél en que cualquiera de las otras partes a las que afecta estén domiciliadas cuando acuerden hacer uso de la mediación o sea obligatorio acudir a la misma de acuerdo con la ley que resulte aplicable. También tendrán esta consideración los conflictos previstos o resueltos por acuerdo de mediación, cualquiera que sea el lugar en el que se haya realizado, cuando, como consecuencia del traslado del domicilio de alguna de las partes, el pacto o algunas de sus consecuencias se pretendan ejecutar en el territorio de un Estado distinto.2. En los litigios transfronterizos entre partes que residan en distintos Estados miembros de la Unión Europea, el domicilio se determinará de conformidad con los artículos 59 y 60 del Reglamento (CE) n.º 44/2001 del Consejo, de 22 de diciembre de 2000, relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil.

 

 

 RENTA 2012   ECONOMÍA    SEGURIDAD SOCIAL 

FINANCIACIÓN

 

AUTONOMÍAS

 

EMPLEO

 

 Pinche sobre el link

 


Top

© 2018 www.mediacion-judicial.es | Todos los derechos reservados

UA-33426660-1