Inicio
Mediación Civil
Mediación Mercantil
Arrendamientos
Hipotecas
Servicios
Informes
Representación
Areas de Trabajo
Herencias
Legislación
Noticias jurídicas
Internacional
Unión Europea
Mediación Familiar
Mediación Comercial
Videoconferencia
Emprendedores
Inglés
Francés
Correo Eléctronico
Opinión
Contacto Telefónico
B.O.E.
Encuesta
Mapa del sitio

 

 NUESTROS SERVICIOS PERSONALIZADOS DE ASESORAMIENTO Y REPRESENTACIÓN 

   

 

 

   

TRABAJO DE GESTIÓN EN EQUIPO

           La aceptación de la mediación obliga a los mediadores a cumplir fielmente el encargo, incurriendo, si no lo hicieren, en responsabilidad por los daños y perjuicios que causaren por mala fe, temeridad o dolo. El perjudicado tendrá acción directa contra el mediador y, en su caso, la institución de mediación que corresponda con independencia de las acciones de reembolso que asistan a ésta contra los mediadores.

         Sin perjuicio del respeto a los principios establecidos en esta Ley, la mediación se organizará del modo que las partes tengan por conveniente.

          Las partes en conflicto actuarán conforme a los principios de buena fe y respeto mutuo.

         Durante el tiempo en que se desarrolle la mediación las partes no podrán interponer entre sí ninguna acción judicial o extrajudicial en relación con su objeto.

        Las partes deberán prestar colaboración y apoyo permanente a la actuación del mediador, manteniendo la adecuada deferencia hacia su actividad.

             El mediador facilitará la comunicación entre las partes y velará por que dispongan de la información y el asesoramiento suficientes.

 

    
    
    
    
 

GESTIÓN INFORMATIZADA

        El coste de la mediación, haya concluido o no con el resultado de un acuerdo, se dividirá por igual entre las partes, salvo pacto en contrario.

       Tanto los mediadores como la institución de mediación podrán exigir a las partes la provisión de fondos que estimen necesaria para atender el coste de la mediación.

        Si las partes o alguna de ellas no realizaran en plazo la provisión de fondos solicitada, el mediador o la institución podrán dar por concluida la mediación. No obstante, si alguna de las partes no hubiere realizado su provisión, el mediador o la institución antes de acordar la conclusión, lo comunicará a las demás partes, por si tuvieren interés en suplirla dentro del plazo que hubiera sido fijado.

         El compromiso de sometimiento a mediación y la iniciación de ésta impide a los tribunales conocer de las controversias sometidas a mediación durante el tiempo en que se desarrolle ésta, siempre que la parte a quien interese lo invoque mediante declinatoria.

            La declinatoria no impedirá la iniciación o prosecución de las actuaciones de mediación. La aceptación de la mediación obliga a los mediadores a cumplir fielmente el encargo, incurriendo, si no lo hicieren, en responsabilidad por los daños y perjuicios que causaren. El perjudicado tendrá acción directa contra el mediador y, en su caso, la institución de mediación que corresponda con independencia de las acciones de reembolso que asistan a ésta contra los mediadores. La responsabilidad de la institución de mediación derivará de la designación del mediador o del incumplimiento de las obligaciones que le incumben.

 

 

 

NEGOCIACIÓN ENTRE AMBAS PARTES

       Cuando exista un pacto por escrito que exprese el compromiso de someter a mediación las controversias surgidas o que puedan surgir, se deberá intentar el procedimiento pactado de buena fe, antes de acudir a la jurisdicción o a otra solución extrajudicial. Dicha cláusula surtirá estos efectos incluso cuando la controversia verse sobre la validez o existencia del contrato en el que conste.

       El procedimiento de mediación podrá iniciarse:

      -De común acuerdo entre las partes. En este caso la solicitud incluirá la designación del mediador o la institución de mediación en la que llevarán a cabo la mediación, así como el acuerdo sobre el lugar en el que se desarrollarán las sesiones y la lengua o lenguas de las actuaciones.

       -Por una de las partes en cumplimiento de un pacto de sometimiento a mediación existente entre aquéllas.

      La solicitud se formulará ante las instituciones de mediación o ante el mediador propuesto por una de las partes a las demás o ya designado por ellas.

       Cuando de manera voluntaria se inicie una mediación estando en curso un proceso judicial, las partes de común acuerdo podrán solicitar su suspensión de conformidad con lo dispuesto en la legislación procesal.

       

  
  

  

              La mediación que consista en una reclamación de cantidad cuyo importe total exceda de 600 euros se desarrollará por otros medios diferentes a los electrónicos, por videoconferencia y otro medio análogo de transmisión de la voz o la imagen, siempre que quede garantizada la identidad de los intervinientes y el respeto a los principios de la mediación previstos en esta Ley, salvo que el empleo de estos medios electrónicos sea solicitado por ambas partes.

Rellene el formulario 1.

Rellene el formulario 2. 

 


Top

© 2018 www.mediacion-judicial.es | Todos los derechos reservados

UA-33426660-1