Inicio
Mediación Civil
Mediación Mercantil
Arrendamientos
Hipotecas
Areas de Trabajo
Herencias
Derecho sucesorio
El Testamento
Legislación
Noticias jurídicas
Internacional
Unión Europea
Mediación Familiar
Mediación Comercial
Videoconferencia
Emprendedores
Inglés
Francés
Correo Eléctronico
Opinión
Contacto Telefónico
B.O.E.
Encuesta
Mapa del sitio

 

   

EL TESTAMENTO CIVIL

 

EL REGISTRO CIVIL

El Testamento.

       El acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos, se llama testamento.

       El testador puede disponer de sus bienes a título de herencia o de legado.

      En la duda, aunque el testador no haya usado materialmente la palabra heredero, si su voluntad está clara acerca de este concepto, valdrá la disposición como hecha a título universal o de herencia.

        No podrán testar dos o más personas mancomunadamente, o en un mismo instrumento, ya lo hagan en provecho recíproco, ya en beneficio de un tercero.

         El testamento es un acto personalísimo: no podrá dejarse su formación, en todo ni parte, al arbitrio de un tercero, ni hacerse por medio de comisario o mandatario.

       Tampoco podrá dejarse al arbitrio de un tercero la subsistencia del nombramiento de herederos o legatarios, ni la designación de las porciones en que hayan de suceder cuando sean instituidos nominalmente.

         Podrá el testador encomendar a un tercero la distribución de las cantidades que deje en general a clases determinadas, como a los parientes, a los pobres o a los establecimientos de beneficencia, así como la elección de las personas o establecimientos a quienes aquéllas deban aplicarse.

         Toda disposición que sobre institución de heredero, mandas o legados haga el testador, refiriéndose a cédulas o papeles privados que después de su muerte aparezcan en su domicilio o fuera de él, será nula si en las cédulas o papeles no concurren los requisitos prevenidos para el testamento ológrafo.

         Será nulo el testamento otorgado con violencia, dolo o fraude.

        El que con dolo, fraude o violencia impidiere que una persona, de quien sea heredero abintestato, otorgue libremente su última voluntad, quedará privado de su derecho a la herencia, sin perjuicio de la responsabilidad criminal en que haya incurrido.

        Toda disposición testamentaria deberá entenderse en el sentido literal de sus palabras, a no ser que aparezca claramente que fue otra la voluntad del testador. En caso de duda se observará lo que aparezca más conforme a la intención del testador según el tenor del mismo testamento.

        El testador no puede prohibir que se impugne el testamento en los casos en que haya nulidad declarada por la Ley.

 


Top

© 2020 www.mediacion-judicial.es | Todos los derechos reservados

UA-33426660-1